Español English Français

X

Curiosidades sobre el trabajo de los traductores técnicos

En esta ocasión contamos con la colaboración de Marián Amigueti de Hello Translator, quien ha escrito este artículo sobre la manera en la que trabajan los traductores técnicos desde su propia experiencia.


Imagina que pudieses ver por un agujerito cómo trabajamos los traductores técnicos. Estoy convencida de que muchos aspectos te llamarían la atención.

Te dirías, a lo mejor: «Con la de ámbitos apasionantes que existen, ¿por qué la especialidad técnica? ¿Cómo os puede gustar traducir documentos sobre el funcionamiento de un motor?» Puede que te preguntaras cómo y por qué nos puede dar por traducir documentación de, digamos, procesos industriales… Y quizás pensarías: «Pero ¿tú no eras de letras…?»

Sí, es fácil imaginar los encantos de otras especialidades: podría estar traduciendo los subtítulos de series o películas con repercusión internacional, podría gozar del prestigio de los intérpretes de conferencia que trabajan en organismos internacionales, dedicarme a traducir mi género literario favorito (cómics, novela histórica, poesía…) o estar al tanto de temas de gran actualidad trabajando como intérprete en un juzgado.

Y en vez de esto decido enfrentarme a la traducción de documentos técnicos. ¿Por qué? Para despejar todas estas incógnitas te desvelo a continuación algunas curiosidades sobre nuestro trabajo.

Cuatro curiosidades sobre el trabajo de los traductores técnicos

1.Interés por aprender y por descubrir

Si hay un aspecto que caracteriza a los traductores técnicos, es la curiosidad. Somos muy curiosos, y por eso la traducción sobre ingeniería y tecnología nos atrae especialmente. Nos encanta investigar las relaciones causa-efecto y el funcionamiento de los aparatos, y esta especialización alimenta nuestro deseo de aprender sin parar.

Veamos con ejemplos. Si queremos trasladar con fidelidad a nuestra lengua lo que dicen unas fichas técnicas de una planta industrial, lo primero que tenemos que hacer es descubrir cuáles son los componentes y comprender su finalidad y su entorno. Es fundamental entender cómo funcionan las piezas, qué aspecto tienen los componentes, para qué sirven, qué lugar ocupan en la cadena de producción…

En muchos casos, para conseguir descifrar ciertos enigmas nos resultan muy útiles los dibujos o planos que acompañan a la documentación, las descripciones detalladas de funcionamiento o las notas de los ingenieros.

También son de gran ayuda los glosarios de terminología que muchos clientes van elaborando y actualizando a lo largo de los años. Esos listados de equivalencias entre términos de una lengua y otra sirven para garantizar que se usa siempre el término aprobado por el cliente en la traducción. Así se mantiene la coherencia entre distintos traductores y diferentes productos de la misma empresa.

curiosidades traductores técnicos

  1. Implica una gran labor de documentación

Desde que recibimos el texto en inglés o alemán, como es mi caso, hasta que producimos el texto traducido pasamos por un largo proceso de investigación. En este proceso desmenuzamos el texto, investigamos los detalles, buscamos textos similares originales en nuestra lengua (que llamamos “textos paralelos”) y consultamos nuestras dudas a expertos en la materia sobre la que estamos traduciendo.

Hace poco me puse en contacto con un experto en destilería para asegurarme de cómo se llamaba una pieza de una campana de tres platos en español. Para la misma pieza (Röhrenküller, en alemán) encontré tres acepciones diferentes en español y solo al consultar con el cliente pude asegurarme de que elegía la correcta, en este contexto, “serpentín”.

Internet nos brinda un sinfín de fuentes de documentación a los traductores técnicos. Para esa misma traducción, todo apuntaba a que “deflegmador” era un calco del inglés y que el español tendría un término mejor. Finalmente, el diccionario de la Real Academia de Ingeniería me sacó de dudas, porque recoge la acepción para “deflegmador” y “deflegmación”: condensación parcial de un vapor mixto con el fin de recoger el condensado rico en componentes con el punto de ebullición más alto.

Otras veces ayuda mucho buscar en Internet fotografías y wikis con explicaciones sobre ese componente o pieza en alemán, y una vez tengo claro cristalino lo que es, busco los equivalentes en español hasta dar con el término que se usa en el sector. Por ejemplo, me serví de la Wikipedia alemana, para encontrar el término equivalente en español de los diferentes tipos de cabinas y teleféricos.

Sin duda, esta fase de investigación es mi preferida porque al contrastar información podemos  decidir cuál es la forma más idónea de traducir expresiones, conceptos y estructuras según el contexto.

  1. Especialización heterogénea

Se suele decir que en la variedad está el gusto. Es muy frecuente que en una traducción nos encontremos con varios ámbitos de una misma especialidad. Especializarse en la traducción técnica no significa dedicarse exclusivamente a traducir listas interminables de componentes de máquinas. Por ejemplo, en la traducción de una página web de una empresa de energías renovables podemos encontrar textos muy variados: desde documentación técnica pura y dura dispuesta en tablas hasta descripciones de productos con toques de redacción persuasiva, sin olvidar los avisos legales relacionados con las normativas europeas aplicables. Algo similar ocurre cuando traducimos patentes, donde confluye la traducción técnica y la jurídica. A mí me chifla sobre todo cuando coinciden el ámbito técnico y el de marketing. Y esto se da mucho en folletos y páginas de productos de electromedicina, por ejemplo.

  1. Gran demanda y poca oferta de calidad

Los textos técnicos a menudo son farragosos y de redacción pobre. Y aquí me refiero a los originales y también a las traducciones. A veces, es todo un reto trasladar las ideas y matices del original al texto traducido. En muchos casos hay que volverlo a redactar desde cero. Tal vez esta ausencia de buenos textos explique la gran demanda que hay de traductores técnicos. Esto es una oportunidad para los traductores que se esmeran con la redacción y el estilo.

Los traductores técnicos en comparativa
Informe sobre el sector de la traducción en España (2014-2015) por Celia Rico Pérez y Álvaro García Aragón.

Y hasta aquí estas curiosidades sobre el trabajo traductores técnicos. Espero que te hayan acercado un poco más a nuestro día a día y te hayan resultado amenas.

0 Me gustas
1929 Vistas

Te gustaría también