Precisamente para eso nos sumergimos hoy en las especificidades de este idioma, tan complejo que ha dado lugar a una expresión que podría traducirse como sinónimo de ininteligible. Sin embargo, el chino es el idioma más hablado del mundo, con más de 1.000 millones de hablantes. Cada vez más valorado en el mundo empresarial, en la actualidad más de 40 millones de personas lo estudian en otros países.

Cuando habitualmente utilizamos la denominación común del chino, en realidad no nos referimos a una sola lengua. Los académicos lo consideran como una familia lingüística que engloba múltiples dialectos, tan diferentes entre sí que los hablantes de las diferentes variedades pueden no llegar a entenderse.

El «mandarín» es el idioma oficial de China, formalmente conocido como «Putonghua» (cuya traducción es «lengua común»). Basado en el habla local de Pekín, es la variedad utilizada en la administración, los negocios o la enseñanza. Su ubicación geográfica se sitúa en el norte y suroeste de China, Taiwán, Singapur, Malasia e Indonesia.

En cuanto al resto de dialectos, el más conocido es el «cantonés», hablado por más de 55 millones de personas en el sur del país, y que disfruta el estatus de lengua oficial en Hong Kong. Por su parte, el «» registra unos 77 millones de hablantes y los distintos dialectos «min» aproximadamente 70 millones.

A continuación te mostramos algunas curiosidades:

  • Al tratarse de un idioma tonal, cada sílaba puede pronunciarse con 4 entonaciones diferentes con significados totalmente distintos.
  • No tiene letras, sino caracteres, se calcula que unos 56.000. Una persona con educación universitaria llega a conocer unos 8000, aunque para manejarse con el idioma basta con conocer alrededor de 3000.
  • No hay diferencia entre singular y plural, ni entre femenino y masculino, salvo que se desee establecer la distinción.
  • Los verbos no se conjugan en chino. La ubicación en el tiempo se deduce del contexto.
  • El apellido se coloca delante del nombre y ambos suelen ser cortos, compuestos por una sílaba o dos a lo sumo. El uso del nombre se restringe al ámbito familiar, para referirse a personas fuera de este núcleo se utiliza el apellido.
  • Cuando se conoce a alguien por primera vez no se le pregunta cómo está, sino si ha comido, reflejo de los momentos en la historia en que el país ha padecido hambrunas.
  • Aunque también se utilizan referencias a animales para expresar conceptos despectivos, el chino utiliza los números como insulto. Por ejemplo, decir que alguien es un «dos» puede traducirse como que es una persona que carece de relevancia, calificarle como un «13 horas», equivale a llamarle loco. Esta expresión procede de los relojes  con esferas de 12 horas en los que las 13 era una hora imposible. Alguien que no merece la pena recibe el apelativo de «250», en referencia a la antigua costumbre de atar con una cuerda las monedas de cobre que tenían un agujero en el centro hasta llegar a una cantidad de 1.000 piezas.
2 Likes
2812 Views

Vous aimerez également

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter message.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies