Como sabéis, en nuestro blog de la semana pasada establecíamos la diferencia entre traducción jurada y traducción «simple»; indicábamos además que las traducciones juradas (aquellas con un carácter oficial) solo pueden ser realizadas quienes estén acreditados por el título de Traductor-Intérprete Jurado otorgado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Para ello es necesario superar los exámenes convocados a este fin, siempre que se reúnan los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de edad.
  • Tener la nacionalidad española o de cualquier otro Estado miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo.
  • Poseer un título español de Graduado o Licenciado, o un título extranjero que haya sido homologado a alguno de aquellos por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Exámenes para ser traductor jurado

Estos exámenes constan de tres ejercicios:

  • Un examen tipo test, de carácter gramatical y terminológico, sobre las materias comprendidas en el temario publicado como anexo a la convocatoria. El ejercicio es eliminatorio y solo podrán pasar al siguiente ejercicio los que han obtenido la calificación de apto.
  • El segundo ejercicio comprenderá tres pruebas, todas ellas eliminatorias, por lo que los aspirantes deberán obtener en todas y cada una de ellas la calificación de «apto»:
  • La primera prueba consistirá en la traducción al castellano, sin diccionario, de un texto de carácter general de tipo literario, periodístico o ensayístico en la lengua a cuyo nombramiento se aspira.
  • La segunda prueba consistirá en la traducción a la lengua a cuyo nombramiento se aspira, sin diccionario, de un texto en castellano, de carácter general de tipo literario, periodístico o ensayístico.
  • La tercera prueba consistirá en la traducción al castellano, con diccionario, de un texto de carácter jurídico o económico de la lengua a cuyo nombramiento se aspira. En esta prueba no se permitirá el uso de diccionarios electrónicos.
  • El tercer ejercicio será de carácter oral. Este ejercicio, que comprenderá una prueba de interpretación consecutiva y, si el tribunal lo considera oportuno, un diálogo con el aspirante en la lengua elegida, permitirá a aquel verificar el dominio y comprensión de las lenguas de partida y de llegada por parte del candidato.

La Oficina de Interpretación de Lenguas (OIL) elabora y publica periódicamente un listado de todos los traductores-intérpretes jurados nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, con indicación del idioma o idiomas para cuya traducción e interpretación han sido habilitados.

La OIL es el máximo órgano de la Administración General del Estado en materia de traducción e interpretación de lenguas y una de las unidades más veteranas del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Fundada en 1527 por Carlos V, sigue siendo una pieza fundamental en el trabajo del Departamento. La conclusión de Convenios internacionales, la organización de conferencias y reuniones de alto nivel, o las ruedas de prensa en las que intervienen ministros y altos dignatarios extranjeros, son acontecimientos que requieren necesariamente de la OIL para ser realizados con éxito.

Y tú, ¿ya sabes qué requisitos necesitas para ser traductor jurado?

Si tienes alguna pregunta no dudes en dejarnos un comentario y se te ha gustado te invitamos a compartir.

1 Likes
10591 Views

Vous aimerez également

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter message.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies